ROBERTO LÓPEZ GONZÁLEZ, MANEJABA CASINOS

: eje politico

 

ROBERTO LÓPEZ GONZÁLEZ, MANEJABA CASINOS

 

 

Ronerto López.jpg

Roberto López González, ex presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD),  en el estado de Jalisco, fue accionista y administrador único de dos casinos operados por la sociedad mercantil Oslo Casinos, S.A de C.V., ubicados, uno en Autlán de Navarro en la avenida Independencia Nacional 4051 y el otro en Cihuatlán, en el crucero Jaluco a Barra de Navidad

 

El de Autlán, funciona bajo el giro de “salón de juegos de destreza y habilidad”, mientras que el de Cihuatlán, opera con la razón social CRI CRI BAR, con el giro “Videos juegos”, ambos amparados con el permiso de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), con el número DGAJS/SCEVF/P-08-2005.

 

Dicho permiso, aparece a nombre de Comercializadora de Entretenimiento Chihuahua, S.A. de C.V., con vigencia a partir de noviembre del 2006 al 28 del mismo mes en el  2030. Este permite el funcionamiento de 60 centros de “apuestas remotas” y 60 salas de sorteo de números.

 

Cabe resaltar que en documentos de la SEGOB, no aparece dicha autorización, en el directorio sólo se encuentran 27 permisos de las empresas que cuentan con autorización federal, que amparan a 561 establecimientos.

 

El notario Salvador Orozco Becerra, emitió el acta con el número 138, el 7 de septiembre del 2010, en Guadalajara, en la que consta que López González, cuenta con 22 acciones en Oslo Casinos, S.A. de C.V., convirtiéndolo en socio.

 

La sociedad mercantil, cuenta con 100 acciones de un valor de 500 pesos cada una, las cuales se dividen de la siguiente manera: Alicia del Carmen Núñez Arellano, 35; Miguel Ramírez López, 23; Roberto López González, 22; José Óscar López Susarrey, 10, Edson Vinicio López Dávila, 5; y Ricardo Osorio Jiménez, 5.

 

Los casinos fueron clausurados el 9 de septiembre de 2011, y después de procedimientos presuntamente viciados, lograron reabrirlos con autorización de los gobiernos municipales, con permisos irregulares.

 

López González, asegura, no tener ya responsabilidad alguna en la operación, además, afirma que el 23 de septiembre del 2011, renunció al cargo de administrador único y vendió sus acciones a Ricardo Osorio Jiménez. Mientras que Alicia del Carmen Núñez Arrellano, cubre el espacio vacante.

 

López Susarrey, señala que la asamblea mencionada por López González, fue simulada y que ni él ni su hijo comparecieron ante notario, además de no recibir ninguna ganancia.

 

El único permiso autorizado por el pleno del ayuntamiento, le fue concedido a Óscar López Susarrey, quien actualmente no lo trabaja.

 

 

 

Adriana Zúñiga